viernes, mayo 26, 2006

Pasatiempos 10

El juego más viciante y desesperante que he visto en tiempo, Pendulumeca.

Aquí podeis ver y bajaros capítulos de las series más variadas (en inglés), hasta que lo cierren.

Y de regalo algunos productos imaginados gracias a Photoshop y que a saber si algún día llegarán a existir. (el cepillo de dientes/escobilla... como pa confundirse)

jueves, mayo 25, 2006

Sexo y publicidad

La publicidad nos avasalla cada día, a todas horas. Y todos nos quejamos de que hay demasiada publicidad mientras financia la mayor parte de los eventos y medios públicos. Forma parte de la economía de mercado, y se somete a sus reglas (autoregulación, leyes y normas) sin olvidar la más importante, que funcione .

Todos hemos tenido la impresión alguna vez que ciertas campañas han cruzado la línea de lo moral, aunque cada cual pone las líneas en lugares distintos. ¿Eran denigrantes los anuncios de Axe? ¿Son las minorías molestadas por ciertos anuncios simplemente daños colaterales? ¿Hace falta más regulación? ¿Se debe informar sobre que imágenes han sido retocadas digitalmente?

Independientemente de las respuestas que encontreis la verdad es que el listón publicitario se mueve, y con tal de ser original, encontrar nuevos formatos e innovar se prueba de todo. Tal es el caso de la campaña de publicidad de Shaï, unos fabricantes de ropa que promocionan su colección de verano con una serie de videos porno en los que los actores/actrices empiezan vestidos con sus diseños, y acaban menos vestidos (Podeis verlos aquí, con toda la variedad H+H, H+M, M+M. Y ojo, digo porno porque lo son con todas las letras. Nada de sensual, erótico, o con guión. No, porno).

No es nada nuevo. Después de todo los artículos y juguetes eróticos llevan tiempo anunciándose así, y más de uno se habrá matado con el coche por culpa de algún anuncio de Intimissimi o similares en la calle. Pero anunciar ropa con fornicio puro y duro sí lo es, creo.

Quién sabe que puertas abre esto, o si símplemente se quedará en anécdota. El caso es que de momento ya ha conseguido su objetivo, antes no sabíamos qué carajo era Shaï y ahora sí.

Es discutible que esta campaña sea tan accesible, aunque yo personalmente creo que antes que una regulación estricta es más deseable más formación e información. Aunque por lo general siempre se acabe eligiendo la via fácil.

PD: ¿Qué habría sido del "Último tango en París" si hubiese sido patrocinado por digamos... Tulipán? ¿Y qué ocurriría con Tulipán? ¿Volvería el helicóptero? ¿Lo recomendarían para que nos hiciesen bocadillos nuestras madres?

miércoles, mayo 24, 2006

25 de Mayo, Día del orgullo friki

Un día el Señor Buebo se levantó y decidió que ya estaba bien de tanta opresión, por lo que había que celebrar el día del orgullo friki. Eligió el día, 25 de Mayo (aniversario del estreno de Star Wars, o creiais que lo de friki no iba en serio?), lo comentó a los coleguillas, hizo una página web y publicó un manifiesto:
Porque hay Dia del Padre, de la Madre, del Trabajo, de la Mujer Trabajadora, del Orgullo Gay... comenzaremos una campaña a nivel nacional para que a los frikis (que ya somos legión) se nos tome en serio y no nos definan como "niños grandes". [...]

La verdad es que me parece una iniciativa encomiable. Cuando oí por primera vez lo de friki lo asocié más bien a bicho raro, con dificultades para sociabilizar y con exceso de entusiasmo por algún tema concreto. Además parece que para serlo el tema que te fascine tiene que ser de importación, de manera que eres friki si tienes toda la colección de Spiderman o X-men, pero no si lo tuyo es Mortadelo o Zipi y Zape (y es que no es lo mismo el comic que el tebeo, nooo). A un fanático de la poesía no le llamas friki. No.

En mi opinión todos tenemos un pequeño friki dentro (también un pequeño facha, un pequeño cabrón, un pequeño martir, etc. Cada cual los cria como quiere, eso sí). Yo no niego mi pasado.

De pequeño leía el TBO, descubrí el mundo con Mafalda, repudié a Mickey Mouse aunque sí me gustaban los Don Mickey que heredé y que compraba de vez en cuando por cinco duros. Entonces un Superhumor era un tesoro, y 13Rue del Percebe la meca de los tebeos. Mortadelo estaba bien, mejor que Zipi y Zape, pero entonces descubrí Super Lopez. Mis primos eran mis camellos. Me iniciaron a los americanos aunque a mí me gustaba más Batman o Vigilante que los mutantes, porque eran más humano. Calvin y Hobbes llegaron en inglés y para entonces Garfield ya no tenía ni puñetera gracia. Con Akira descubrí el manga, y disfruté con aquellos primeros tiempos en los que casi nadie leía cosas de esas. Y cuando se puso de moda empecé a leer Sandman, sencillamente una maravilla. Y ahí dejé de momento los comics, no por nada en particular.

Así que estas son mis coordenadas frikis, a lo que se podía añadir algún escarceo con el rol y una infancia con videojuegos (y no he matado a nadie). Pero me da a mi que no tengo el nivel que exíge el decálogo. Así que espero que sea un éxito y que lo pasen muy bien, pero no me busqueis por allí (es que por lo visto organizan actividades) .

PD: Cuando veo a Casco Oscuro no puedo evitar acordarme de Aznar. ¿Tiene cura doctor? No, lo mio no, lo de Aznar quiero decir.

domingo, mayo 21, 2006

Y ahora qué?

Haces planes, y decides pedir plaza en un curso que es una pasada. Encima los requisitos son sólo una carta de motivación que les convenza de que eres el candidato ideal. Te lo curras. Te ilusionas. Te hace tanta ilusión que empiezas a verte allí, no es posible que no te cojan, si es casi un sueño para ti.

Llega el día. Y no. No te han cogido. Ni un comentario, ni una explicación. Simplemente no has sido seleccionado.

OK. Me había pasado antes, igual que a todo el mundo, especialmente con trabajos. Pero de eso hacía tiempo. Hace mucho que vivo en hibernación y me había acostumbrado a esa ilusión adormilada, que apenas levantaba la vista de vez en cuando.

Carlos dice que la clave es irse convenciendo de que no te van a coger, para que cuando llegue el momento tengas la mitad del camino hecho. Por alguna razón esta estrategia no me vale, o quizás es que no se aplicarla porque me hace sentir lastimero y eso lo hace casi peor.

Me ha gustado ilusionarme. Hacía tanto que no lo hacía que me he asustado cuando me he dado cuenta de que el corazón se me salía de emoción justo antes de mirar la lista. El chasco ha sido tremendo pero el volver a sentir ha estado genial.

Eso sí, la gente que han cogido debe de ser cojonuda (para ser mejores que yo ya pueden serlo! [viva la soberbia y el cuanto me quiero]) pero como me entere de que han cogido a algún idiota en lugar de darme la plaza a mi entonces me voy a pillar un cabreo descomunal.

viernes, mayo 19, 2006

Despropósitos e incoherencias

Vaya por delante que me declaro huérfano político, no me siento representado por ninguno de los políticos ni partidos y que considero que el "nivel" de los mismos es deplorable.

Y ahora permitidme que me queje por la hipocresía, el doble rasero, y la miseria moral que nos echan encima cada día.

Noticia: El PP rompe relaciones con el PSC y le lleva a los tribunales por el lema de su campaña.
[...] por «injuriosa, calumniosa, falsa y manipuladora»[Acebes dixit]

Campaña del PSC: "El PP utilizará tu no contra Catalunya"

Campaña informativa del PP de andalucía sobre el Estatut Catalan (Febrero 2006):

Voz 1: ¿Sabes que ahora las comunidades mas pobres son las que dan el dinero a las ricas?
Voz 2: ¿Como?
Voz 1: Que si Cataluña tiene 3.000 millones en inversiones Andalucía necesitaría 4.500 millones para estar a su altura… que somos un millón de habitantes más.
Voz 2: ¿Y porque no nos los dan?
Voz 1: Porque Zapatero lo consiente y Cháves lo apoya.

Voz en off: El pacto de Zapatero con el nacionalismo catalán perjudica a los andaluces, y Chavez no hace nada por remediarlo. Partido Popular de Andalucía, por una Andalucía de primera en la España constitucional.
[escucha la cuña aquí]


Bueno, pues que quereis que os diga. La campaña del PSC me parece tristísima, una muestra de carencia de argumentos descomunal. Por otra parte lo del PP ya me parece demencial (con todas las letras). En mi opinión padecen una paranoia obsesiva considerable, y sinceramente me alegro muchísimo de no ver el mundo igual que ellos porque con tanta bilis no se puede vivir.

Lo más triste es que en este país todo el mundo cuando intenta dar argumentos a favor de algo lo confunde con dar argumentos en contra, o consideran que si criticas a unos estás a favor de los contrarios. No señor.

Por un cambio de toda la clase política, ¿Dónde hay que firmar?

PD: Y vaya por detrás que me he leido el nuevo Estatut, sí señor, con dos cojones, ea. Y vosotros también podeis leerlo aquí.

El tiempo pasa...

Cada día utilizamos cosas que no han existido siempre, pero las tenemos tan asumidas que no nos damos cuenta que antes la vida era posible sin ella. Por ejemplo los teléfonos móviles.

Personalmente estoy orgulloso de pertenecer a la última generación que ha crecido sin un movil, llamando a casa de los amigos y preguntando con ellos a sus madres/hermanos/etc, pidiendo turno en casa para llamar, a veces usábamos las cabinas (en vacaciones los primos mayores se iban con doscientas o incluso quinientas pesetas a llamar a la cabina de debajo de casa a llamar al novio/a) , las llamadas interprovinciales costaban una pasta ("Corta, que llevas media hora hablando!"), no había identificadores de llamada ni facturas detalladas, y el número más raro que había eran los 902 (ni 906 ni tarots, ni partylines ni leches. De hecho sólo utilizabamos los prefijos para llamar fuera! Que barbaridad).

Cuando empiezas a pensar en estas cosas y te das cuenta de que te estás asombrando y sonriendo desde lo más dentro, entonces es que te estás haciendo viejo/a, y empiezas a tener "historias del abuelo cebolleta" para contar.

De la misma manera ayer un santo varón se hizo un día más viejo como venía haciendo por costumbre, pero con la inopinada novedad de que a diferencia de los otros días éste le trajo de regalo un año más de vejez. Este tipo, al que quiero con locura (lo cual no quita para haberle querido partir la cara en más de una ocasión), se ha hecho mayor como todos, sin darse cuenta y sin querer. Con él he recorrido media europa y medio mundo (exagerao, fuimos hasta la mitad del mundo y volvimos, pero no nos movimos demasiado por ahí), tres cuartos largos de carrera y vete a saber cuantas cosas más.

Seguramente a estas alturas él ya no esté leyendo, porque no es de leer cosas "con tanta letra", aunque por tocar los güebos es capaz de todo. Pero no os vayais a creer que es un mal tipo,
Es alguien único (y lo que nos alegramos de que lo sea) y de este tipo de personas de las que ser amigo suyo dice mucho a favor tuyo.

Así que aprovecho para regalarle una de estas historias sobre cosas tontas que yo se y que no sirven de nada pero entretienen un rato. Por ejemplo el nacimiento de :-)

Allá por 1982 los profesores de la facultad de informática de la universidad de Carnegie Mellon utilizaban un sistema de mensajes electrónicos muy primitivo (sin imágenes, sólo letras) para dejarse notas (como en un foro). Un día uno hizo una broma sobre un experimento con mercurio, y algunos no se dieron cuenta de que no hablaba en serio (el año anterior sí había habido un accidente con mercurio en un laboratorio). Para que no volviese a ocurrir alguien sugirió que los mensajes bromosos se marcasen con *, %, o algunos signos más hasta que Scott E. Fahlman propuso utilizar :-).
[Quien quiera más detalles puede encontrar la "conversación" aquí]

Y así han llegado hasta nuestros días, tanto el señor G. como el señor Smile, repartiendo sonrisas por el mundo.

Aclarando las cosas

We didnt vote for him

jueves, mayo 18, 2006

"Ole lé!Ola la! Ser del barça és lo millor que hi ha!"
Casi son las dos y todavía se oye gente por la Gran Via cantando su alegría. Ha sido emocionante, más de uno se ha cagao pero al final todo ha salido redondo. Petardos, cánticos, y euforia. Magnífico. Otro tema son los putos pitos de los coches, que bien digo yo que se los podían meter por el culo doblaos o sin doblar. Ahí lo digo to. Y es que lo de expresar la alegría está muy bien pero lo del claxon no me lo explico.

Si los coches vinieran con dos claxons (o como se escriba), uno con un tono intensamente molesto pensado para emergencias extremas y otro más suavecito para fanfarrias y celebraciones, estoy seguro que todo el mundo en casos de orgías deportivas tocarían el primero. ¿Por qué? No lo se. Quizás es que cuando uno está contento cree que todo el mundo compartirá su alegría si hace mucho ruido, o quizás es que hay otros que cuando se alegran disfrutan aún más sabiendo que su alegría no es compartida por todos.

Pero hoy no es el día para polémicas, hoy, mañana y esta semana, es el día para celebrarlo. Mañana harán la rua del Barça por media ciudad y supongo que se montará un pitote de tráfico considerable, pero bueno, será por una buena causa. Espero que les pille en el atasco a los de los coches de esta noche, nada personal eh.

No soy culé (no soy fiel a las instituciones, sólo a las personas) pero me he alegrado por la Champions. Me gusta el espíritu del equipo, y esa relativa humildad (pudiendo ser del Nàstic...) Aunque aguantar al forofismo que se nos viene encima va a tener tela. Pero también reconozco que yo soy de ilusión fácil, y ayer cuando vi en Sants a los aficionados que esperaban el tren para ir a París entre cánticos y banderas la verdad es que me contagió esa emoción de ver a gente compartir un sueño.

Me habría encantado tener un par de entradas. La pasta que me habría sacado en la reventa, por diós! Menudo viaje me habría montao, y menuda cámara!

jueves, mayo 11, 2006

Aniversario

Pues sí, parece mentira pero ya ha pasado un año desde que apareció este blog.

Un año en el que han cambiado y pasado muchas cosas, y que en su momento me moría de ganas que pasara volando. Alucinante.

Por el camino dejo 365 posts repartidos entre Las recetas de Vacaburra, Poesía callejera, Gadgetobrazo, y este Cajón de Sastre. (No es broma, entre pitos y flautas esta es de las cosas poco serias que más me he tomado en serio, y este es el post 366).

Parece mentira como algo chiquito se queda en algo chiquito pero con un montón de chiquiteces hechas día a día (algunas mejores, otras peores, pero siempre con cariño).

Durante el último mes me he planteado muy seriamente la continuidad de este blog, porque había cumplido su cometido y ya no le encontraba el sentido. Después de todo la mayoría de los blogs acaban siendo un espacio para exorcitar nuestras intimidades, y con lo poco anónimo que es éste la verdad es que si me diera por lo personal caería en el exhibicionismo. Por eso prefiero volver a los orígenes y dejar que este sea el espacio para mis barrunteces e historias varias. Ya dejaremos las privacidades para mejor ocasión.

A tod@s los que habeis pasado por aquí, muchas gracias. No sabeis la ilusión que me han hecho cada uno de vuestros comentarios. Con cada uno ha llegado por lo menos por lo menos una sonrisa y en más de una ocasión una carcajada, asombro, algún desconcierto, varias sorpresas, y muchas alegrías. A los que pasais amenudo no se si pediros explicaciones o alabaros vuestro criterio ;)

Este blog ha llegado a su destino, ahora habrá que ver a donde va a parar. A saber qué contará de aquí a ... un año? A saber.

Un abrazo,

jueves, mayo 04, 2006

El experimento de la Prision de Stanford

En 1971 el profesor Zimbardo, de la universidad de Stanford, recibió la solicitud de la marina americana para estudiar los problemas a los que se enfrentaba el sistema de prisiones de marines. Diseñó un experimento de dos semanas de duración en el que participarían 24 voluntarios escogidos por su estabilidad mental entre los candidatos que contestaran un anuncio de periódico. Cada uno de ellos recibiría $15 al día (equivalentes a $76 en el 2006). Para llevarlo a cabo se construyó una prisión ficticia en los sótanos de la facultad de psicología, con sus celdas, barrotes, comedor y de más.

La mitad serían prisioneros y la otra mitad guardias, y se asignarían los roles a cara o cruz, aunque se les diría que los segundos serían los más grandes. Los prisioneros vestirían un camisón, sin ropa interior, unas incómodas zapatillas de goma y una especie de redecilla en la cabeza para simular que estaban rapados. Además llevarían unas cadenas atadas a los tobillos para que recordasen su situación con cada movimiento. Los guardias en cambio llevarían uniforme militar caqui, porras de madera, y gafas de sol negras para evitar el contacto visual.

A los guardias se les explicó que estaba prohibido el castigo físico, y que tenían que llevar la prisión según les pareciese, teniendo que crear la sensación de falta de poder y desamparo en los prisioneros.

Al día siguiente empezó el experimento.

La policía local se presentó en las casas de cada uno de los prisioneros, los detuvieron y los llevaron a la prisión. Cada uno recibió un número con el que se identificaría a partir de ese momento. Pronto empezaron a sufrir vejaciones y un tratamiento humillante y sádico por parte de los guardias.

Al segundo día se produjo una revuelta gran revuelta que duró horas hasta que los guardias lograron sofocarla utilizando extintores y haciendo horas extras. Entonces dividieron a los prisioneros en dos grupos de celdas: los buenos y los malos, para hacerles creer que había informadores entre ellos. No volvió a haber ninguna revuelta.

Los guardias empezaron a repartir castigos arbitrarios, ejercicio forzado, y vejaciones varias cada vez más sádicas. El uso del lavabo y la comida se convirtieron en un privilegio con el que castigar, al igual que la comida o los colchones y sábanas. Y de noche era aún peor, porque las cámaras no grababan.

Pronto la situación en la prisión resultó insalubre. Como iban a recibir la visita de familiares (sólo dos por prisionero) se les limpió, se les dio buena comida y se les puso música. El experimento siguió adelante sin contratiempos, y hasta el mismo profesor Zimbardo estaba demasiado en su papel de director de la prisión.

Se volvió a la situación anterior y se les ofreció a todos los prisioneros la posibilidad de salir con “la condicional” a cambio del sueldo. Casi todos aceptaron. Se formó un tribunal que les negó a todos “la condicional”, pero ninguno abandonó el experimento.

A esas alturas dos de los prisioneros tuvieron que ser retirados del experimento a causa del trauma que sufrían. Uno de los prisioneros de reemplazo, el #416, se declaró en huelga de hambre al día siguiente. Aislado y humillado los otros prisioneros le acusaron de problemático. Los guardias aprovecharon para ofrecer a los prisioneros un trato: si renunciaban a sus mantas el prisionero #416 no tendría que pasar la noche en aislamiento, encerrado en un armario. Todos se las quedaron.

Zimbardo recibió la queja de Christina Maslach, encargada de hacer entrevistas a los participantes, que ponía en duda la moralidad del experimento. Todo se había ido de las manos y decidió acabar con el experimento antes de tiempo.

Durante el experimento un tercio de los guardias hicieron gala de auténticas muestras de sadismo. Los guardias “buenos” se sintieron incapaces de actuar. El resto de los guardias fueron duros y exigentes pero se ciñeron a las normas de la prisión. Cuando el experimento se terminó antes de tiempo la mayoría de los guardias se enfadaron. Ninguno pidió que se les pagaran las horas extras.

Mientras tanto los prisioneros asumieron alguna de estas tres actitudes: Unos al principio se rebelaron, cuatro se vinieron abajo y el resto fueron prisioneros modelo, obedientes y disciplinados. Al final del experimento estaban desintegrados como grupo y como individuos, ofreciendo obediencia ciega a los guardias.

Durante el experimento más de 50 personas externas lo visitaron, y sólo Christina Maslach puso en duda la moralidad del mismo.

Y todo esto ocurrió sólo en cinco días.

Este experimento fue una locura, y más allá de carecer de suficiente rigor científico resulta preocupante por las preguntas y dudas que plantea.

¿Cuanto cuesta destruir a una persona?
¿Cómo controlar a quien tiene el poder?
¿Qué nos diferencia de unos y de otros?
¿Qué secuelas deja una experiencia así?
...

El prisionero #416 explica aquí como sintió que desaparecía su identidad para convertirse en un número.

Fuentes: Material relacionado:

miércoles, mayo 03, 2006

Tele

Nip Tuck está desbarrando un poco en esta nueva temporada. House gana de goleada (aunque el día que me duela algo me cague de miedo).
Cuatro cada día me da más pena, mientras que antena3 y telecinco han superado hace tiempo la barrera del asco (y todos sabemos a que me refiero).

Pero si algo me fascina son los canales y programas de Tarot. ¿Cómo pueden emitirlos si están prohibidos?
[...] son ilícitas la publicidad y la televenta que inciten a la violencia o a comportamientos antisociales, que apelen al miedo o a la superstición [...]
ley 22/1999, BOE del 8 de Junio de 1999.
[via Automatic Human Behavior]
Dejo la tele, y escucho a Ben Folds Five.
Que bonito cuando canta la multitud.

martes, mayo 02, 2006

Jardines "colgantes"

De pequeño siempre soñé con que los edificios tuviesen jardines y piscina en las azoteas. Nunca entendí porque se dejaban estos espacios sin aprovechar. Bueno, a veces se utilizan para colgar la ropa, para coleccionar antenas de televisión y en contadas ocasiones para hacer alguna fiesta efímera con los amigos (por lo visto hace unos años un vecino interrumpió un conato de trio de la hija de la vecina del sexto con dos amigos suyos, hay que ver).

Personalmente pondría placas solares, aunque creo que se debe más bien a una ligera obsesión que tengo con ponerlas por todos sitios. Pero una piscinita con jardín nada ecológico no me importaría.

En Chicago por lo visto ofrecen $5000 a quién ponga un jardín en su azotea. Hay empresas que se dedican a ello, así que quien sabe si en su día fuí un visionario.

(Nota: la foto presume ser del ayuntamiento de Chicago)

lunes, mayo 01, 2006

Promoción

- Van a estrenar la película del "Código da Vinci"
- Sí, lo he visto. Mira que no me apetecía verla pero desde que he visto la última campaña me han entrado ganas.
- ¿Cuál? ¿El trailer?
- No, ésta:
"la Iglesia llama al boicot de la película 'El Código Da Vinci'"
- Ya ves.
- Si es que los hay que están mejor calladitos.