domingo, noviembre 11, 2007

Pues sí

Ya está.

A las dos maletas que me traje se han añadido mochila, bolsa, edredón, una caja que pesa tropocientosmil kilos, dos bolsas de comida, y una garrafa de aceite con unos 3 litros todavía. Obviamente me es absolutamente imposible hacer la mudanza en un solo viaje, pero eso no quita para que me sienta como el más zíngaro de los caracoles, con mi casa a cuestas y los talones pegados al culo.

Va a ser divertido, ya vereis.
Me voy a coger el bus, como pueda.

4 comentarios:

CRISTINA dijo...

¡¡El aceite!!
Fundamental.
Sobre todo, sobre todo, no te dejes la garrafa de aceite!!!

Besos.

Chocoadicta dijo...

Nosotros pasamos cuatro años, o más ya no recuerdo, en una casa de alquiler hasta que este verano nos cambiamos. Necesitamos días y varios viajes de coche para transportar lo acumulado... No sé que narices haremos cuando volvemos a nuestro país de origen, pagar un airbus o algo así...
Suerte con todo

Esther dijo...

qué tal fue la odisea en el bus??? explica explica! queremos sabeeer! besitos!

perezreverte dijo...

¡¡Mucha suerte!! A conquistar Dublín. Besos.