jueves, octubre 11, 2007

Escapada

Hace unos días se fueron de pintas mi sentido común, mi responsabilidad y uno de mis lados oscuros. Ignoro que tipo de conversación tuvieron pero volvieron a casa con una noticia que era una decisión tomada. Ante tal situación no pude menos que claudicar y dejar que fuesen ellos quienes me metiesen en la camisa de once varas en la que me dispongo a meterme empezando por las piernas.

No, no es para tanto. Sólo se trata de una escapadita, un vuelo a Madrid para ir en coche hasta Granada y celebrar una reunión como dios manda con los amigos Navajeros que compartimos el último año en Limerick. Tres días de fiesta, dos de turismo y dos de familia.

Sí, el viaje incluye una visita sorpresa a mis abuelos. Una visita que no es el síntoma de nada bueno, sino de verle las orejas al lobo. Y reconozco que no tengo ni las agallas ni los santos bemoles para salir indemne. Que sé que tengo todos los números para volverme con una pena inmensa y la única satisfacción de una sonrisa y unas palabras sacadas con alicates. Y en la maleta sólo me llevo la certeza de que no sabré el porqué de este viaje hasta la vuelta del mismo.

Como dice aquel, hay dibujos que sólo tienen sentido después de unir los puntos.

7 comentarios:

Esther dijo...

espero que la unión de los puntos dé como resultado un dibujo muuuuuu bonito. Ánimo y buen viaje. Un abrazo!

Reena dijo...

Jo, qué frase tan bonita. Pásalo bien y no olvides que quedamos cuando vuelvas! :D

Medea dijo...

Suerte..

arda dijo...

Valiente! De frente! Y aunque al final no comprendas el porqué, que más da... Los viajes siempre te hacen crecer, no crees?

Carlitos Sublime dijo...

¿Y qué tal? ¿Te ha gustado? Yo he ido varias veces, la última vez en mayo por motivos de trabajo, pero nunca me canso de ir. De hecho, tengo ganas de volver... esta vez, en plan personal y a estar tranquilo.

Un abrazo

Bohemio dijo...

viajar es la mejor forma de crecer...uffff...conocer y madurar... buen viaje

Tonius dijo...

..que vaya todo bien