miércoles, octubre 25, 2006

Mr. Postman

Tenía que hacer hueco en la estantería de la cocina para meter la compra y crear mi alacena particular. La estantería que me ha tocado todavía estaba en parte ocupada por las cosas de un antiguo inquilino que dejó ahí hasta su agenda y libreta de teléfonos, fideos, sal, azucar y algunas cosas más. Hasta ahora se las había respetado religiosamente, pero hoy he visto que necesitaba ese espacio y las he empezado a "trasladar" a otros sitios.

El caso es que me he encontrado con varias cartas, entre ellas una carta de colores en un papel artesanal, una carta que a todas luces parecía especial. Dentro sólo tenía una hoja, poco más que una cuartilla a juego con el sobre, escrita por las dos caras con boli negro, sin dejar márgenes y con esa letra tan de chica que muestra tanto como lo que oculta.

Podía ser una carta de amor pero las primeras frases no lo parecían. Empezaba como rodeando el tema que realmente le preocupaba, alegrándose de tener noticias de él, especialmente del hecho de que fuese a ir a visitarla en breve. Ella por primera vez iba a tener casa propia y un jardín, y eso le hacía inménsamente feliz. Por primera vez estaba sola, enfrentándose a la realidad a capa y espada, sintíendose fuerte, sorprendentemente fuerte. Pero no podía evitar sentir cierto miedo o desconcierto ante su visita. Le quería, y estaba demasiado cerca de enamorarse de él como para no saber que tenerle cerca iba a poner en jaque lo que había logrado, y no quería perderlo, no ahora que acababa de conseguirlo. Por eso le pedía que fuese más concreto en sus intenciones y que no contara con vivir juntos, porque ella en ese momento no estaba preparada.

Todo esto ocurrió este Junio, y después de esta ya no hay ninguna carta más. Qué habrá ocurrido? Se decidió él a ir a visitarla? Funcionó? Le cambió por un jardín? Contestó la carta? Qué sintió al leerla? Qué le escribiría?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No te han dicho nunca que las cosas de los demás no se leen????
Cotilla...

S.

La Vice dijo...

Yo recuerdo ciertas cartas que solía recibir, hace mucho, mucho tiempo...
La verdad es que recibir una carta hace ilusión. Pero que la lean otros es intromisión. Pero a alguien como tú, hasta eso se le perdona ;)

Anónimo dijo...

No es justo dejarnos con esas dudas!! En fin, espero que la historia acabara con un final feliz... y que encuentres mas cosas para seguir cotilleando... Si, se que esta mal, pero es tan divertido! :P

Prometeo dijo...

S; Lo se lo se. Nunca lo habría hecho si fuese un compañero, o si le conociese. Pero no era el caso, así que ha sido un poco de arqueología, y el post un homenaje a su hermosa historia
Y sí, cotilla un rato :)

Vice; Esas cartas tienes que guardarlas cual tesoro irrepetible, precisamente por eso, porque son irrepetibles! Que tiempos aquellos, por diós.
Y que cosas más bonitas me dices, aisss, quemepongocolorao.

Muñeca; Estoy totalmente de acuerdo. Habría que investigar un poco más, quizás escribirle a la moza indagando sutilmente...
Hoy al dejar el dinero del mes me he encontrado con fotos de la familia del propietario, y felicitaciones navideñas etc. A saber que puede salir de ahí, jejeje. Seguiré informando.

Abrazos cotillas!