sábado, octubre 31, 2009

Leccion de vida 267

Es difícil quemar una camiseta con una plancha.

Corolario:
Dios vendiga la vitroceramica