miércoles, octubre 15, 2008

Volver a "casa"

Se acaban estas dos semanas en Sud Africa y he de reconocer que aquí he estado muy bien. Gente agradable, comida barata y muy buena (cenas de restaurante por 15€). El tiempo es casi perfecto. Hace calor pero el aire es seco y agradable. Hay mil aromas nuevos, animales sorprendentes, y áboles preciosos (ya he decidido que quiero un jacaranda, así de fácil).

Entonces empiezas a darte cuenta que tienes que volver a la isla esmeralda. Te esperan el frío, la lluvia, y las mismas preguntas sin respuesta que decidiste dejar allí. La esquizofrenia a la que obliga la falta de regularidad te lleva a plantearte "acaso podría no volver? Y por qué lo haría? Qué me espera allí?". Pues unas semanas antes de volver a irme, o quizas ni eso.

A saber.

Es de esos momentos en los que te das cuenta de lo que llevas a cuestas.

PD: La entrada anterior era la 666aba, ojo.

6 comentarios:

Gill Bates dijo...

y dale!!! que estás en Dublín cojones!!! y está lloviendo!!! Jodete ahí en la insufrible rutina de tu aburridísimo trabajo.

Tittibruni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tittibruni dijo...

Pues que tienes por aquí? Las divertidas y locas historias del 'doctore', los ligues del Marcos y los rollos mentales que te cuento. Además de todas las irlandesas, francesas, españolas, hungarás y polacas que has dejado prendadas de ti, jajaja. Halloween, pintas de Guinness, los paisajes irlandeses y barbacoas con queimada en mi casa. Los cuatro mosqueteros (o debería decir mujeriegos?), el plan sorpresa del último domingo que todavía tenemos que hacer y ... Bueno que hay fuera hay muchas cosas y sitios muy interesantes por descubrir, pero no te olvides de lo que tienes aquí.

Por cierto que preguntas son las que te has dejado aquí? Solo son preguntas de aquí o preguntas de todas partes que te has dejado aquí para disfrutar de tu viaje sureño?

CRISTINA dijo...

Buenoooooooo...de Sudáfrica a Irlanda...contraste, contraste.
Yo estuve pasando unos días en Praga y hace poco más de un mes estaba en La Habana. ¡Cuántos mundos diferentes!

Y lo de las preguntas...no creo que las dejemos en ningún sitio, vienen siempre con nosotros. Sobre todo si son de esas preguntas con difícil o ninguna respuesta.

Cornflakegirl dijo...

También creo que las preguntas van allá donde vayas, sólo que hay veces en las que uno está tan entretenido que se le olvidan las preguntas.

Tengo ganas de verte.

Besos

Anónimo dijo...

¡Felicidades por poder viajar tanto!Algunos de nosotros no podemos movernos del lugar de trabajo, aunque a veces ni siquiera podamos trabajar...
Enhorabuena por tu blog.

http://www.diariodeunanuevaprofe.blosgpot.com