martes, septiembre 30, 2008

Manifiesto antiarquitectónico

Escribo esto a propósito de la noticia del nuevo puente de Venecia, en el que al parecer, por cosas del diseño, llevan unas cuantas caidas y resbalones de turistas y viandantes. Resulta que esa preciosidad de puente, que ha costado un ojo de la cara y parte de otro, no tiene todos los escalones de la misma longitud y eso añadido al material utilizado, resulta que induce a fallos de cálculo que tocan bastante las narices (literalmente).

Por eso, desde mi punto de vista, un arquitecto que no es capaz de asegurar la excelencia de la experiencia de uso y a la funcionalidad, no es un buen arquitecto. Si prima el diseño y la experiencia estética puede que sea un arquitecto espectacular, pero no por eso un buen arquitecto. Sin buena usabilidad, se fracasa. Así de claro y así de sencillo.

El puente de Venecia es por ende un diseño tan malo y deficiente como el de la estación de tren de Gran Canal Dock (a la que voy cada día, o debería), en la que no tuvieron mejor idea que cubrir el suelo con baldosas altamente deslizantes ante la presencia de más mínimca cantidad de agua. Teniendo en cuenta que aquí llueve 182 días al año, se me antoja cuanto menos una decisión digna de un retrasado. Aprovecho por lo tanto la ocasión para cagarmeenlasantisimamadre que parió al susodicho.

Eso no es un diseño, es una venganza.

6 comentarios:

flekyboy dijo...

Estoy contigo, pero no me parece ni acertado el diseño del puente ni la decision del ayuntamiento de Venecia de poner un cartel avisando y asi librarse de demandas...

Total, ni que Venecia viviese de otra cosa que no sea el turismo!

Lo de Grand Canal Dock, ocurre lo mismo en Grafton St. Yo ya he pegado algun resbalon que otro los dias de lluvia.

CRISTINA dijo...

donde esté el de Rialto...o el de Brooklyn, cambiando de ciudad, de continente, de estilo...

Anónimo dijo...

La cosa de los arquitectos va así... (con perdón si algún arquitecto lee esto). Sin ir más lejos, al que diseñó el edificio de Indra, se le ocurrió revestir el edificio con una malla metálica que además de darle un aspecto horrible hace que dentro del edificio no haya cobertura de móvil. Todo un genio, no?

Un beso!
Sara.

Chocoadicta dijo...

Este puente está maldito y ya dio problemas desde antes de construirse cuando sólo era un esbozo. Consiguió, entre otras cosas, despertar la ira de algunas personas con problemas de movilidad porque, según el proyecto original, más que unir a ellos el suponía una auténtico obstáculo a superar.

Hace unos dos meses estuve traduciendo una guía de Venecia para su publicación y no pudieron evitar introducir todos los avatares y desdichas del susodicho puente y constructor :).

Me parece que esta obra pasará a la historia por polémica :).

Alfred Causi dijo...

Estaría bien que se pensara en la funcionalidad cuando se diseñen espacios.

Són muchas cosas en las que pensar cuando se diseñan espacios, y se supone que con la experiencia tienes mas facilidad...pero bueno, hay quien la prioridad la tiene en la estética...

Al comentario que envia la anónima Sara, me parece interesante. Al diseñar espacios se debería pensar en los servicios a prestar: entre otros, las telecos ( aver si nos dan más faena a todos... xD ).

Salut!

bellosoli dijo...

será por eso que los puentes son competencia de los ingenieros de caminos (ponts et chaussées, su nombre original en Paris).

Claro que el arquitecto en cuestión puede construir puentes porqué convalidó en españa un título de ingeniero civil adquirido en suiza.

Pero bueno, el nombre es lo que más pesa. C'est la vie!