miércoles, marzo 19, 2008

Parece que ultimamente hay quien ha tenido a bien compartir con el público su opinión sobre su actitud hace 5 años ante la Guerra de Irak. Personalmente me gustaría destacar la de Michael Ignatieff, ex profesor de las universidades de Cambridge, Oxford y Harvard y hoy diputado y vicepresidente del Partido Liberal de Canadá, que en su día apoyó la intervención en Irak.
“He aprendido que, para tener buen juicio en política, hay que reconocer los errores” y que “aprender de los fracasos es tan importante como explotar los éxitos”.

También considera que “los políticos no pueden permitirse el lujo de refugiarse en el mundo interior de sus propias suposiciones y no deben confundir el mundo existente con el que les gustaría que fuese”.

Y recuerda que “en la vida política, las ideas falsas pueden arruinar las vidas de millones de personas”.
Via Gervasio