martes, septiembre 18, 2007

La increible historia de Sana y Adnan

Hoy os traigo una historia que me ha encantado. Resulta tan rocambolesca que parece increible, pero quien sabe , la realidad siempre supera la ficción y eso es lo mejor de todo.

Una pareja va a divorciarse después de coincidir por separado en un chat. Él se conectaba desde el trabajo, y ella desde un cibercafé, y ambos ocultos tras pseudónimos, encontraron en el otro la persona que les faltaba en su matrimonio. Almas gemelas que no pudieron evitar dar el paso de conocerse creyendo haber encontrado el amor de sus vidas, quedaron en una tienda, cada uno con una rosa. La sorpresa debió ser monumental cuando se encontraron cara a cara con ese "desconocido" con el el que llevaban años compartiendo cama.

Sana said: "I thought I had found the love of my life. The way this Prince of Joy spoke to me, the things he wrote, the tenderness in every expression was something I had never had in my marriage."

Adnan said: "To be honest I still find it hard to believe that the person, Sweetie, who wrote such wonderful things to me on the internet, is actually the same woman I married and who has not said a nice word to me for years."
Si lo piensas bien es normal que fuesen los únicos que se entendían, después de todo estaban viviendo la misma mentira, o la misma verdad.

Que duro resulta pensar en lo que se pueden convertir las relaciones, casi sin darnos cuenta, poco a poco. Con las palabras que nos cayamos, los silencios, los malentendidos, y los sobreentendidos.

Que situación más tremenda la de Sana y Adnan, doblemente traicionados por si mismos. Sale en una película y no nos lo creemos, :D

- Cariño, me he enamorado de quien eres cuando no estás conmigo y sueñas con otro, que soy yo cuando no pienso en tí.

Jodó.
Historia completa (inglés)

5 comentarios:

Esther dijo...

Prometeoooooo es el colmo de los colmos... yo me muero! Qué fuerte... la vida es así de curiosa, así de divertida... la verdad es que cada día te puedes llevar una sorpresa, sea agradable o no... ya se verá. Un abrazo y petoneeeeets

Xurri dijo...

jodóooo...

la frase corolario es para enmarcar.

algo que empieza a ser habitual en este blog.

Medea dijo...

Fíjate, lo que dice eso de como nos comunicamos.. mal.. bastante mal...

Prometeo dijo...

Esther; ya ves, menuda sorpresa. Te debes de quedar con una cara de tonto, que no sabes si cabrearte, reir o llorar.

Xurri; Vaya, muchas gracias, me voy a poner colorao. Y yo que iba a cerrarlo, mira tú que cosas.

Medea; Eso es el colmo de la incomunicación. Me acuerdo que una vez llamó una mujer a "Hablar por hablar" (programa de la radio de madrugada) contando como estaba intentando recuperar su matrimonio metiendose en el chat en el que entraba su marido para hablar con él haciendose pasar por otra. Al principio lo hizo para tratar de pillarle, pero al parecer se dió cuenta de que podía tratar de descubrir que pasa por su cabeza y reconducir la situación. En aquel momento parecía que la cosa habia estado yendo muy bien, él le contaba sus problemas de casa y ella trataba de solucionarlos sutilmente. Ella llamaba pidiendo consejo porque entonces el marido estaba desconcertado, y no sabía si merecía la pena abandonar a su mujer ahora que creía que se estaba volviendo a enamorar de ella, y ella no sabía si confesarle la jugada o no.

No sé como acabó la historia, ni cuanto tiene de verdad, nunca más se supo. Pero sin duda la comunicación puede llegar a ser tan complicada, que no hay ficción que supere su dificultad ante algo tan sencillo.

Abrazos!!!

Reena dijo...

La realidad puede ser muy retorcida, pero si dices que esa peli es un tostón...no me la bajaré :P