martes, mayo 15, 2007

En el capítulo de hoy...

Hoy he ido a la comisaría a firmar la declaración que utilizarán mañana en el juicio contra el buen hombre que entró en mi casa la semana pasada. Al parecer se va a declarar culpable, así que no habrá que ir a declarar ni nada. Lo más sorprendente es que el tipo en cuestión era (o es) un cuarentón con ciertos problemillas con las drogas (seguramente su problema es que son caras, no que no le gusten). Yo estaba convencido de que habría sido un chaval, quizás porque no me imaginaba a un cuarentón entrando por aquella ventana.

Eligió nuestra casa al azar, y buscaba algo rápido, dinero o joyas, incluso comida. No cogió nada en nuestra casa, ni tan siquiera comida (lo cual no me sorprende, si abrió la nevera y vió ocho botellas de leche, alguna incluso hinchada, y notó cierto olor a gato muerto [sí, la nevera enfría pero no crioniza] entonces es normal que se centrase en las joyas y el dinero). Así que es muy posible que aquí acabe mi experiencia con el sistema judicial irlandés, y espero que esto sea lo más lejos que lleguemos a conocerlo nunca, espero.

5 comentarios:

Carlitos Sublime dijo...

Pues sí. Yo también espero que nunca más tengáis que pasar por la comisaría. Es mala señal. Al menos, aprovecha para practicar el vocabulario legal: demanda, imputado, hechos, legalidad, etc.

Un abrazo

Carlitos

Carlitos Sublime dijo...

Shhh!! Ah, se me olvidaba.

¡¡¡MUCHO ÁNIMO!!! (ahora que me dejas decirlo ;-))

tribeca dijo...

Jo, qué mal rollo... ojalá y termine todo muy pronto. Animo..

Medea dijo...

¿El bajón es por esto? anda anda... que no es ná..

Xan dijo...

Qué cosas que te pasan! Son estos momentos surrealistas los que hacen la vida tan interesante.