lunes, febrero 05, 2007

Tierra en los zapatos

Por más que lo intento no consigo evitar querer volar cuando no debo.

A base de collejas dicen que uno acaba poniendo los pies en tierra, pero el auténtico problema es que en realidad lo que precisamente no quiero es tener los pies en tierra.

Que malas son las prisas, que malo es soñar despierto.

Tierra en los zapatos
Limerick, Enero 2007

5 comentarios:

ella dijo...

¿Querer volar cuando no debes? Siempre, repito siempre es un buen momento para volar. Sólo hay que estar seguro de llevar con uno mismo un mini-kit de costura (esto es, dedal, aguja y un poco de hilo) para cuando te caes y te pegas la hostia poder hacer un apaño a las alas que se nos han roto.

Yo no quiero tener los pies en el suelo, ya me pueden ir dando collejas que sé que siempre me levanto.

la vice dijo...

Hay que saber volar, pero también hay que saber aterrizar.

Siempre he creído que hay tiempo para todo, sólo hay que saber encontrarlo.

Gill Bates dijo...

En cristiania (Copenhagen) esta todo lleno de zapatos de estos, será que las macetas con de capitalista.

Prometeo dijo...

Ella; Ya lo dicen por ahí, que si te caes 7 veces levántate 8. El caso es que a veces me da así como vértigo, y paso de volar. Pero tienes toda la razón del mundo.

Vice; Sin duda, hay tiempo para todo, aunque de ahí a acertar con el ritmo ... es otro tema. :)

Gill Bates; Está claro que está todo inventado, hasta lo alternativo. Que difícil es ser original.

Abrazos!

Arare dijo...

espero que no deixis aquestes sabatilles al mig de l'habitació, hehehe (ai, que em surt la vena de mareeeeeeee)

A volar, nen! No hi ha res millor per viure!