martes, febrero 13, 2007

El juego del ultimatum

El juego del ultimatum es bastante conocido. Se plantea a dos personas que se tienen que poner de acuerdo para repartirse una suma de dinero. Uno de los dos será el encargado de proponer un porcentaje para cada uno y el otro tiene que decidir si lo acepta. Si acepta, entonces cada uno se lleva la parte que le toca, y si no acepta entonces nadie se lleva nada.

Se han hecho muchísimos experimentos con este juego y variaciones del mismo, y los resultados siempre son apasionantes. Básicamente porque describen perfectamente el comportamiento humano, más allá de prejuicios y suposiciones.

Por ejemplo puedes ver las diferencias entre distintas culturas, e en algunos casos la mayoría de las veces ofrecen tratos justos (50%) mientras que en otras cualquier oferta por debajo del 80:20 se descarta. O por ejemplo sorprende (o no) ver como al parecer (Boletín UC3M, pag 59) cuando los sujetos son economistas los tratos ofrecidos suelen ser más "injustos" (es decir, más alejados del 50:50). Incluso hay quien sostiene que juegos así muestran como como la selección natural podría acabar con los avariciosos.

Más allá de la anécdota resulta que unos investigadores alemanes se han propuesto estudiar como se puede incidir en la toma de decisiones en este tipo de juegos. Se han dedicado a aplicar impulsos magnéticos en cierta parte del craneo de los "jugadores/conejillos de indias" para estudiar como participa el cortex prefrontal en su toma de decisiones.

El resultado ha sido, y aquí viene lo interesante, que aplicando estos pulsos han visto como aumentaba el porcentaje de "jugadores" que aceptaban tratos injustos (al ofrecer tratos de 80:20 se pasa de un 16% de aceptación a un 44%). Y sorprendentemente todos seguían percibiendo que les estaban tomando el pelo, pero aceptaban.

Conclusiones personales: Ya sé que todos tenemos imanes en la nevera, pero dudo que nadie se dedique a ponerselos en la cabeza, y mucho menos para lograr efectos como estos. Si quisiera hacer un comentario destructivo diría que seguramente hay muchos energúmenos y gente de poca honra que estarían muy intersados en poder aplicar este "descubrimiento". Quizás hace tiempo que lo están utilizando a través de los medios de comunicación (a los que yo lamaría más bien cuartos, o quizás octavos de comunicación) haciéndonos comulgar con ruedas de molino.

Pero como prefiero hacer un comentario constructivo me gustaría destacar que como nadie nos ha puesto imanes en la cabeza bien estamos a tiempo aún de pensar por nosotros mismos, así que recomiendo fervientemente dejar de lado la "actualidad" y lo que ciertas personas deciden que es "importante". Leed los periódicos de hace años, nos dicen mucho mejor lo que pasará mañana que los periódicos de hoy.

2 comentarios:

el ingles exiliado dijo...

me ha gustado la explicacion del trielo en uno de los links que pones

Arare dijo...

em sembla que tens més raó que un sant!
au, va, fes-me lloc que vinc cap aquí :D