viernes, octubre 06, 2006

Un post cualquiera

Llevo una hora sentado en el trabajo y me acabo de dar cuenta de que todavia no he hecho nada de nada. Bueno, si, he estado navegando, pasando el rato entre paginas curiosas, divertidas, noticias que invitan a la reflexion (otro dia os cuento mis impresiones al respecto y como creo que se avecina la liberacion masculina, al fin), y mil cosillas mas de lo mas intrascendente.
[Por cierto, en esta tierra no se estila mucho lo de los acentos asi que espero que me los perdoneis con mucho carinyo. No, enyes tampoco hay.]
El caso es que esta manyana me he levantado pronto y dispuesto a aprovechar el dia lo maximo posible. Para empezar una ducha bien caliente con la ducha electrica. El chisme en cuestion es una de estas cosas tan propias del mundo britanizado que al principio chocan una barbaridad. Calienta el agua a niveles industriales, aunque siempre tienes que estar un rato jugando con los mandos hasta que le pillas el punto, y lo mejor del invento es que una vez encontrado lo tienes ahi pillado hasta que alguien lo toca (vease companyero de casa, por ejemplo). Pero como es un tema suficientemente profundo en si mismo creo que merece un post monotematico para otro dia.
Obviamente esta manyana llovia, pero el sol amenazaba con aparecer por algun lado (o quizas jugaba al despiste, aunque al final ha acabado por salir). Pero como empiezo a acostumbrarme he desayunado tranquilamente mis fantasticos cereales de copos de cacahuete con miel y chocolate (juro que estan buenisimos!) disfrutando de la maravillosa vista del jardin. Por desgracia esta vez me habia quedado sin leche (los punyeteros irlandeses no conocen el concepto leche uperisada en tetrabrick, no. Solo tienen leche fresca, asi que tienes que ir a comprar cada tres dias) pues los he tomado con un yogur de Champagne Ruibarb. No me pregunteis de que carajo era el yogur porque hasta este momento se lo mismo que vosotros. Solo os puedo decir que estaba de oferta y que costaba una pasta. (si, tal como comentaba Carlitos Sublime los lacteos irlandeses son cojonudos, caros y alucinantemente creativos. Sino a quien demonios se le podria haber ocurrido hacer un yogur de avellana? Bueno, otro dia hablamos de ello tambien.)
El caso es que ya que tenia el dia activo he pensado que podia aprovechar para hacer fotos de lo que viene siendo el escenario de "la vida de Nacho". Me ha quedado un reportaje la mar de majo, pero como no tengo el cable usb aqui pues no os las puedo pasar. Pero no os preocupeis que como lo prometido es deuda yo no os prometo nada.
Y con vuestro permiso me voy a tomar un te.

3 comentarios:

bellosoli dijo...

empezando con la rutina... mu bien! una sola cosita... como sabes mecanografia no necesitas mirar el teclado así q puedes canviar la configuración del teclado, ponerlo a español y ya tienes ñ y acentos! yo lo hacia en paris q el teclado frances es raro de cojones! (la a donde la q...)

ella dijo...

Mmmmmm, a mi me encantaba la leche irlandesa :)

Me ha encantado tu post, me he acordado de esas mañanas de domingo en el Tesco, haciendo la compra semanal, del Wetabix (o como se escriba) y los trillones y trillones de variedades de cereales... y también de esa ducha en la que el agua siempre salía fría :D

Me ha puesto de muy buen humor tu post, si señor :)

Prometeo dijo...

bellosoli; Ya sabes que la rutina a mi me dura dos días pero bueno, ha sido bonito mientras ha durado. Ahora ya voy a salto de mata otra vez. A ver si mañana me enrutino otra vez.
Lo del teclado a veces va y a veces no, jejeje.

Ella; Jejeje, la leche irlandesa dice. Pues mira que a mi eso de tener que comprala cada tres días me toca la moral. Pero he encontrado un sitio donde tienen UHT de toda la vida, uooo.
Aisss, no si al final va a ser que a estas cosas se les coje cariño. Me alegro que te haya humorizado! :D