martes, octubre 31, 2006

Bajo el síndrome de Erasmus

Recorrer cien kilómetros en tu lugar de origen se te antoja una paliza y tratarás de evitarlo a toda costa. Estás fuera de casa y te proponen hacer 1000km en tres días, y no te parece mala idea del todo. Estás bajo el síndrome de Erasmus.

Precisamente eso es lo que hemos hecho el fin de semana pasado. Ir hasta el norte norte del Irlanda, bajar por Belfast y volver a casa. Por el camino dejamos unas cuantas fotos preciosas, paisajes espectaculares, paisajes irlandeses (verde, casitas y ovejas), y unas cuantas historias magníficas. De vuelta nos traimos un palizón y una lección aprendida. Tres días no son suficiente.

PD: Algunas de las fotos las podreis ver en Zooomr.

5 comentarios:

chocoadicta dijo...

Pues ya he ido a zoomr pero no he encontrado las fotos, que he hecho mal :(...

Prometeo dijo...

Arreglado, no era el enlace correcto.

Medea dijo...

!!!!!!!! madre mia, que palizón! Si que es verdad, tiene que ser un sindrome, una ventolera rara que nos entra por descubrir mundo,o quizá una especie de instinto natural, porque a todo quisqui le ocurre.

Un abrazo.

la vice dijo...

Tengo una amiga a la que le hubiera encantado ese viajecito... Le encantan las ovejas!!! jejejeje
Me permites mandarle esa fotos tuya de ovejas??

Qué bien "aprovechas" el tiempo allí, madre mía!!!!

Reena dijo...

Y mañana hace un año que te pegaste el viajecito que me contaste...

Jajajaja

Buenas noches :*