lunes, febrero 13, 2006

Hay que ver

Celia dice que no recuerda las cosas, que las olvida, y yo pensaba que era mentira. Pero es verdad. En su día fué muy importante para mí, aunque no tanto como ella creyó, por suerte para los dos. Por eso creo que aún somos amigos. Ayer volvimos a hablar largo y tendido aunque esta vez sí hablamos del pasado, de ese pasado del que no le gusta que hablemos.

En mi vida sólo he odiado a tres personas. Las dos primeras no tienen la más mínima importancia, pero cuando le odié, hace ya unos años, me dije que nunca más iba a odiar a nadie, y lo he seguido a pies juntillas. No hay nada bueno en el rencor, en el resquemor, en tenerle ganas a alguien para mal. Por suerte aquello quedó atrás cuando planteó la reconciliación, aunque se encontró una respuesta inesperada por dura, pero inmensamente medida y controlada. Porque yo mido mucho mis palabras y elijo mis actos teniendo siempre en consieración a los demás, aunque a veces no se note, o directamente nadie se de cuenta.

En aquel día podía hacerle mucho daño, y nunca ha sido consciente de que elegí no hacerlo. Pese a todo considera que fuí cruel. No le culpo, porque no podemos ver lo que hay detrás del escenario. Podemos imaginarnos que pensarán los demás, pero de ahí a acertar hay mucho trecho.

Siempre pensé que nos parecíamos mucho, incluso que en ciertas cosas malas eramos idénticos, y ayer se lo dije. Sus dolores me duelen enormemente porque los entiendo como si fuesen los mios, porque conozco las trampas de las que me habla por haberlas llevado a cuestas mil veces más.

Pero ella olvidará todo lo que le he contado y se quedará sólo con un vago recuerdo, una emoción que le resuma la experiencia como buena o mala, sin detalles ni causas, ni razones. Cuando hablas con alguien que olvida entonces puedes ya no tienes porque medir tus palabras, como si cada día fuese el día de la marmota. Y si lo piensas bien quizás es que damos demasiada importancia a los recuerdos de los demás, quizás hasta damos demasiada importancia a los demás. Quizás es mejor pensar en los demás en función de lo que les necesitas, y sin tener en cuenta si eso les puede molestar. Os parecerá una tontería pero se de gente absolutamente idiota que piensa así.

En mi relación con ella he de reconocer que tengo la sensación de haber recibido mucho aunque no se haya dado cuenta, incluso sin que ella lo haya querido, aunque lo que realmente me jode es pensar que pueda olvidarlo. Ahora que lo se entiendo muchas cosas que durante años no cuadraban, y me da la impresión que sólo consigues conocer a alguien cuando dejamos corazas a parte.

Me alegro de haberla conocido, señu.

5 comentarios:

bellosoli dijo...

Puede que tengas razón y lo olvide todo, o quizá te sorprende recordando detalles distintos a los que tu has decidido conservar. Sea como sea, lo importante es que no lo olvides tu!

PE: de celia solo recuerdo que estaba per "sucar-hi pa" :p

chocoadicta dijo...

Me dijo una vez mi madre que la capacidad que yo tenía para mantener tantos recuerdo me haría siempre daño aunque fuera indirectamente: porque iba a ser difícil que olvidara voluntariamente tanto lo bueno como lo malo y porque la mayoría de los que me rodean no iban a recordar ni la mitad de lo que yo recordara por muy bello que fuera...cuanta razón tenía.

Medea dijo...

Ohhhh...

No hay palabras..

;)

Anónimo dijo...

Tengo que reconocer que te entiendo perfectamente. Ella y yo somos como uña y carne y, a la vez, totalmente contrarias. Empezando por ahí...ella olvida todo, yo recuerdo demasiado...
No se puede ser tan estructurada!! preguntando siempre...cuando?cuando?cuando? ;)

Prometeo dijo...

Bellosoli; Olvidar'a seguro la mayoria de los detalles que yo recordare pero espero que se quede con un sentimiento agradable de compartir algo especial.
PD: Estaba, esta, y estara ;-)

Chocoadicta; Yo por suerte o desgracia olvido bastantes cosas, aunque por ejemplo dificilmente olvido algo personal que me cuente alguien. Tambi'en recuerdo bastante bien las cosas buenas, pero como emociones agradables. No poder olvidar me da la impresi'on que ha de llegar a ser un poco atormentante, sobretodo cuando el resto del mundo suele olvidar con m'as facilidad. A veces hay que relajar un poco la memoria, aunque prefiero recordar todo a olvidar todo.
El olvido absoluto me asusta.

Medea; Pues si no las hay no las hay ;-)

Marianonima; Si, realmente sois extraordinariamente distintas en esto y al mismo tiempo conectais hasta un nivel que me alucina. Aunque a veces esas diferencias os hagan chocar en cierta forma creo que teneis algo extraordinario. Aunque despues de todo no deberia sorprenderme porque ambas sois extraordinarias :-)
(Y que suerte tengo yo de conoceros a las dos)
Aisss, mira que lo intentas, pero esos cuandos son superiores a ti, jejeje. Que sepas que te queremos tal cual, aunque nos fascinen tus cuandos.

Abrazos y besos a tutiplen!!