sábado, diciembre 03, 2005

Presente

Me he dado cuenta que este blog se está convirtiendo en algo muy impersonal. Supongo que no hay nada malo en ello, y que se debe en el fondo a que mi vida ultimamente tambíen es bastante impersonal.

No hay nada extraordinario, nada especialmente fascinante más allá de esas pequeñas historias que me ocurren y no tienen el más mínimo interés. No me siento especialmente exhibicionista, al menos en lo que a interioridades se refiere. Quizás es que este espacio no es todo lo anónimo que me gustaría para decir según que.

Hace unos días hablaba con A. sobre los tipos de Blogs y me acordé de que habia hecho un pequeño análisis de la variedad que hay (lo tengo por ahí perdido entre los borradores). El caso es que creo que más allá de los blogs terapeuticos (el autor comparte un problema con la gente para encontrar apoyo, comprensión, desahogo, confesión o simplemente respuestas), y los de diario (cuentas tus historias como un diario) hay varios tipos de blog más. El de los colegas, el artístico-exhibicionista, el exorcitador de demonios (normalmente políticos), el pseudo-periodístico, el profesional (sobretodo de informáticos), y el abandonado (empezó y un día se acabó sin una despedida ni nada).

Hay muchos más, pero ahora da pereza.

El caso es que ultimamente paso muchas horas con el ordenador, haciendo dos trabajos de la universidad que bien podrían ocuparme las 24h, y a cada rato se me ocurre algo que publicar aquí o allí. He caido en las garras de la blogosfera.

Así que para celebrar lo que sea os dejo mi último descubrimiento, ya puedo poner musiquita aquí. Hoy para empezar una pieza de Pascal Comelade. Ya escribí en su día sobre él, y ahora que he conseguido escuchar su música he de reconocer que me descolocó. Yo tenía a Yann Tiersen como un genio innovador, que lo es, pero resulta que recorre un camino que Pascal lleva veinte años caminando. No cambia nada, ambos me parecen sobervios, pero algo si que cambia. Quien me entienda que me compre :-)

Es una canción sencillita, de juguete, para sonreir.