jueves, diciembre 01, 2005

Humillado

Acabo de ser vencido, derrotado y humillado, por el tapón de seguridad para niños del bote desatascador.

Todo junto resulta una ironía demasiado grande para estas horas del día.

O soy un niño, o un manazas, o un peligro, o un cenutrio incapaz de entender las intrucciones.

Ahogaré mis penas con bollos y nocilla, a recordar los tiempos de la residencia (jodo, algún día de estos tendría que contar alguna historia de la residencia.

4 comentarios:

chocoadicta dijo...

Tranquilo que todos hemos tenido una lucha de ese calibre con algún "Abre fácil". Mis problemas ya empiezan con los tapones de las botellas de agua, nunca tengo fuerza suficiente...así que como ves todavía hay casos peores. Animo y recuerda...más vale maña que fuerza :)).
Un besote lleno de sonrisas

Xan dijo...

El tapón de seguridad es imposible de abrir. Que si aprieta aquí mientras giras y pitos y flautas. Nada, nada. Una tortura.

Prometeo dijo...

Que alegría volver a saber de ti Chocoadicta! Estabas totalmente desaparecida

Gracias por vuestra solidaridad, a las dos. Pero os diré para vuestra sorpresa (y la mia) que lo conseguí! Abrí el puñetero bote. No os diré a que precio, pero lo conseguí.

Anónimo dijo...

¿Leiste antes las instrucciones de uso? Ja, ja, ja, a mi me suele ocurrir que no lo hago y...tampoco puede abrirlo