viernes, diciembre 30, 2005

Cansancio

La navidad es lo que tiene. Pasas más tiempo con la familia y bueno. Dicen que la navidad es la época del año que te recuerda porque hace un año que no ves a la familia. Me parece exagerado.
Pero también es verdad que sin el roce se pierde la costumbre, y cuando toca acostrumbrarte a otros en tan pocos dias es inevitable entrar en la etapa de "hartazgo familiar".

Cuando llegas a ese punto te da igual lo que te traiga Papa noel, lo que quieres es que se te lleve. En su defecto esperas que te traiga paciencia, o un sonotonte a la abuela. Pero ella es muy suya y no se lo va a poner, así que tampoco es la solución. Lo único que queda es resignación y tratar de vivirlo de la mejor forma posible. A mal tiempo buena cara, y que carajo, en ocasiones somos demasiado duros con la gente. Vale que no esté de acuerdo con su forma de ver el mundo, ni sus prejucios, ni sus creencias. Vale que haya que hacerse acopio de paciencia cuando te preguta/explica lo mismo por decimonovena vez y te das cuenta que no es que no oiga, sino que no escucha. Vale que da igual lo que le digas porque hará lo que le de la gana en todo momento aunque te toque ir de culo después.

Como aquí nadie es perfecto y soy consciente que seré un viejecito insoportable (en días como estos solo me falta lo de viejecito), creo que voy a solidarizarme y a hacer la vista gorda. Así que todo esto se convertirá en anécdotas mientras haya salud. Eso sí, el día que falte recordaré todas estas historias con nostalgia, y las echaré de menos.

Pero no soy lo suficientemente bueno ni bondadoso para conseguir que en ocasiones no me saque de quicio y acabe necesitando unas vacaciones de estas vacaciones.

3 comentarios:

bellosoli dijo...

joer, es que pasar el dia entero con la familia acaba resultando fatigante y es inevitable irritarse de vez en cuando. El truco esta en saberse contener pero es que la gracia estaría en que la família recordara que uno también tiene derecho a la intimidad y que tanto preguntar a donde vas y con quien y a hacer que y tanta leche acaba cansando! nada, q tambien estoy rebotao.

Horacio dijo...

la familia es como el pescado fresco: el primer día está buenísimo; el segundo aún está bién; pero a partir del tercero empieza a oler...

Medea dijo...

Ánimo Prome, como tu dices luego lo echaras de menos...