sábado, noviembre 12, 2005

Historias de la noche


Anoche vi la bola de espejos más bonita del mundo. Habrá quien lo encuentre ridículo, kich, o raro. Pero el caso es que me encantó como llenó el techo de estrellas cuando giraba iluminada por cuatro focos blancos. La sala estaba llena, quizás había 300 personas más, y no se si nadie más se dió cuenta de lo maravilloso que era mirar hacia arriba.

Las cosas son así.

La frase que podía haber sido la de la noche:

"Debo de tener la autoestima por las nubes, porque hace tiempo que no la veo"

Y por cierto, hoy me he levantado pensando en tí.
En tu forma de bailar
Y en tu madre. Espero que la próxima vez no apagues tu cigarrillo en mi mano, cabrón.
(Por la prohibición de fumar en las discotecas y de más, ya)

2 comentarios:

Medea dijo...

Una vez leí una frase que decía: si algo tienen que aprender los no fumadores de los fumadores, es la tolerancia... Jajaja es una frase de cachondeo, estoy de acuerdo contigo, te comprendo, pero esto de no poder fumar va a ser muy duro!!

Prometeo dijo...

Bueno, duro duro...
Pero si todo son ventajas!
Ahorrareis pasta, no apestaremos a tabaco, no nos picarán los ojos en bares y discotecas, se acabarán las quemaduras, mejorará la salud de todos, los tabaqueros serán menos ricos, etc etc.
Todo ventajas!
:-)