sábado, octubre 15, 2005

Sábado

Sábado resacoso, tratando de aterrizar en esta ciudad donde se me hace tan extraño vivir sin ella. Es como si no tuviese sabor ni aliciente. La luz devuelve menos colores, y el mañana tiene menos interés.

Esas pequeñas cosas que hacen que sea un buen día. La pereza matutina, despertar durante horas sin prisa, eternizar la comida, no pensar. Encontrar la canción que hacía mes y medio que buscaba, "Murderers" de John Fusciante. Reencontrar la lírica de paisajes musicales de Sigur Ross (concierto en Barcelona, alguien se apunta?). Comprobar que soy transparente y se ve lo que me hace disfrutar, aunque no se entienda. Esa luz al atardecer. Dejar que te cambien los planes. Tener la despensa llena. Leer una buena noticia (La polio podría estar erradicada en un año en todo el mundo).
Esta es una preciosa pareja de tórtolas que vi el otro día en Tarragona. Tienen quizás una historia pero eso será otro día.
Ahora hacer la cena, ya pondré la lavadora mañana, espero que haga sol un ratito.
Escuchando: Nada Surf

1 comentario:

lucas dijo...

la resaca del dia anterior te puso a pensar...jaja
ey, esperare la historia de las tortolas, parece interezante, cuidate amigo, nos leemos