miércoles, septiembre 21, 2005

Tarot a medianoche

- Tenemos una llamada. Hola, buenas noches?

-Hola, buenas noches.

- ¿Qué quieres preguntarme querido?

- Esto, yo quería preguntarte por mi hermana.

- Vamos a ver, que dicen las cartas

- ...

- Humm, pues vaya, me temo que no parece que vayan a ir muy bien las cosas a tu hermana.

-Ah, vaya

- ¿Tú quieres mucho a tu hermana, no?

-Huy! Sí, seguro, una barbaridad. Vaya una adivina estás hecha.

- Espera, un momento, tú no tienes ninguna hermana.

- ¿Qué?

- Sí, que tú no tienes ninguna hermana.

- ¿Cómo lo has sabido?

- Pues ten cuidado porque las cartas dicen que le va a pasar algo horrible a la persona que más quieres.

Colgó el teléfono aterrorizado, agarrotado por los escalofríos. Ell sudor helado empezaba a recorrer su espalda. El terror más absoluto que había sentido nunca no se debía a la advertencia sino por la certeza con la que sintió que no sabía a quién se refería.

4 comentarios:

nevenka dijo...

uff... me traspasaste los escalofrios... y eso que te cuento hace un rato que he escuchado llorar a una mujer en mi casa, cosa que cientificamente es imposible y q por lo mismo he andado descartando todo agente que pueda generarlo.

yo soy muy perceptiva, y a pesar de q no quiero pensar que lo que pones en tu blog tb pueda ser una señal mas, me asusta y quiero q no pase nada malo...

que lata te estoy traspasando miedos en vez de agradecerte por tu post...

cariños
nev

Carlitos Sublime dijo...

Qué cosas, qué cosas. Eso es lo malo, que a veces no sabemos quién es la persona que más queremos. ¿Porque no queremos especialmente a ninguna, o porque hay demasiadas que rivalizan por la cúspide de nuestro amor? Dependerá de cada uno. Ojalá tu caso sea el segundo.
Muy cachondo. Una vez, en un canal local de Sevilla (antes de que saltara a la fama), llamó una tía a la bruja Lola preguntándole por su padre. Cuando ésta le soltó doctrina, la otra le respondió: "Pero si mi padre murió hace años, capulla", y colgó. Algo así. La otra se puso como una fiera. Menuda pandilla...
Saluditos.

Atenea dijo...

Que mal rollito tu post ¡ ¡ jajaja

Un besazo

Prometeo dijo...

Gracias por vuestros comentarios
:-)

Nevenka, que suerte tienes al ser muy perceptiva, aunque el problema es que normalmente no se puede escoger que percibimos. Otro tema es la interpretación de lo que percibimos, y lo mejor es tratar de hacerlo de la forma más positiva posible. Una vez estaba en la terraza de casa leyendo y de golpe empecé a oir a un niño que hablaba cerca, muy cerca, y eso que es un 10º. El caso es que descubrí que en el parque de debajo hay un sitio donde por alguna razon el sonido reverbera y llega hasta la terraza con una claridad asombrosa. Ya he cotilleado más de una conversacion sin querer sentao en la terraza desde entonces. jejeje

Carlitos: Seguro que ahí empezó la bruja lola a poner las velas negras, ya me lo veo, jejeje. Y ais, esto del amor a veces no admite escalas, ni condiciones. Por suerte tienes razón y mi caso se parece más al segundo :-D

jejeje, Atenea, espero que el mal rollito fuese solo un momentito :-P

Bueno, lo dicho, un abrazo a tod@s y gracias :-)